La celiaquia - nota

June 8, 2017

La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune que afecta el sistema inmunitario, interfiriendo el correcto funcionamiento del intestino delgado. En la Argentina, hay de 300 a 400 mil personas que padecen esta patología.

No hay ninguna causa conocida que predisponga a padecer enfermedad celíaca. Se sabe que es un trastorno con predisposición genética e intervienen factores ambientales como la exposición temprana al gluten. Los síntomas pueden aparecer desde la niñez hasta la edad adulta.

Aunque puede ser difícil de diagnosticar, el tratamiento es sencillo y el alivio de los síntomas generalmente comienza dentro de días o semanas luego del inicio de la dieta libre de gluten.
Es una patología muy común entre los familiares de primer grado de las personas que tienen la enfermedad celíaca, incluyendo hermanos, padres e hijos, lo que significa que es una enfermedad genética. La enfermedad celíaca puede diagnosticarse tanto en niños como en adultos.

Por cada celíaco diagnosticado se calcula que hay siete sin diagnosticar en la Argentina. En algunos pacientes con predisposición genética, la enfermedad se manifiesta después de un evento como una cirugía, embarazo, infecciones virales o estrés emocional.
Muchas personas tienen la enfermedad celíaca sin ser diagnosticada, ya que los síntomas asociados con la enfermedad celíaca son atribuidos a menudo a otras enfermedades.
A pesar de que muchos profesionales de la salud conocen la enfermedad, puede ocurrir que no piensan primero en la enfermedad celíaca como un diagnóstico potencial en la consulta.
Por este motivo, desde la farmacia habrá que prestar mucha atención a los síntomas que manifieste el paciente. Ante la consulta por cualquiera de los síntomas propios de la enfermedad se puede estar frente a un celíaco que lo ignora.

Síntomas
La enfermedad celíaca afecta a personas de manera diferente con síntomas ampliamente variables. Experimentar estos síntomas no significa que el paciente tenga la enfermedad celíaca, así como algunos individuos con esta enfermedad pueden no mostrar ninguno de estos síntomas. Sin embargo, si el paciente presenta uno o más de estos síntomas, el consejo a dar será la consulta médica para descartar la patología por medio de los estudios pertinentes.
• Flatulencia, meteorismo, distensión o dolor abdominal recurrente.
• Diarrea crónica o estreñimiento.
• Materia fecal pálida, amarillenta, fétida o grasosa.
• Pérdida de peso.
• Fatiga.
• Anemia inexplicable.
• Cambios de comportamiento. La irritabilidad es común en los niños.
• Retraso de crecimiento en los niños.
• Hormigueo o entumecimiento en las piernas (por daño de los nervios).
• Dolor de los huesos o de las articulaciones.
• Calambres musculares.
• Úlceras en la boca llamadas aftas.
• Erupción cutánea con picazón, llamada dermatitis herpetiforme.
• Osteoporosis, especialmente a una edad temprana.
• Bajos niveles de hierro.
• Abortos, infertilidad, primera menstruación tardía.

Tratamiento
El abanico de síntomas sin dudas ocasionaran deterioro y molestia en el paciente celíaco, por eso será pertinente saberlos tratar. Entre los síntomas más peligrosos por las consecuencias que pueden traer figuran la anemia y la osteoporosis. Desde la farmacia se podrán brindar una serie de consejos para poderlas tratar.

El tratamiento de la anemia depende de la causa que la provoca. Sea cual sea, el objetivo del tratamiento será incrementar el nivel de oxígeno que la sangre es capaz de transportar, ya sea mediante el aumento de glóbulos rojos o la concentración de hemoglobina. Por supuesto, habrá que tratar también la causa o enfermedad que provoca la anemia. En general, bastará con la reposición de hierro por vía oral en casos de anemia ferropénica o de vitamina B12 y ácido fólico en casos de anemia megaloblástica. En el caso de la anemia ferropénica, la indicación será llevar una dieta rica en hierro.

En el caso de la osteoporosis, los consejos a dar serán, por un lado, una dieta adecuada rica en calcio, aporte de vitamina D, evitar consumo de tabaco y alcohol, no exceder consumo de cafeína y la realización de ejercicio físico diario. Por el otro, el tratamiento farmacológico que constará de calcio y vitamina D, raloxifeno, calcitonina o terapia hormonal sustitutiva.

Si de la enfermedad celíaca en sí se trata, el principal tratamiento es la dieta estricta libre de gluten. Una dieta libre de gluten permanente ayudará a proteger el intestino. 

En muchos pacientes con enfermedad celíaca, incluso una pequeña cantidad de gluten es suficiente para causar daño intestinal, aunque puede no estar experimentando los síntomas.

Si bien el paciente puede estar tentado a transgredir la dieta y puede no observar síntomas, cuando lo haga es importante recordar que puede correr el riesgo de problemas a largo plazo.

La buena noticia es que las mejoras de los síntomas pueden comenzar dentro de días o semanas del inicio de una dieta sin gluten estricta.

Si bien nunca podrá ser curado completamente de la enfermedad celíaca, después de adoptar la dieta libre de gluten el intestino el paciente sanará en aproximadamente dos años en los adultos y dentro de unos meses en niños y adolescentes.

Con la dieta, el intestino retorna a su funcionamiento normal y empieza a absorber los nutrientes correctamente. Sin embargo, no significa que los pacientes pueden dejar de comer productos libre de gluten.
Algunos pacientes celíacos pueden experimentar síntomas si se utilizan los mismos utensilios de cocina para preparar sus alimentos y otros alimentos que contienen gluten.

Extremo cuidado
Según las licenciadas Andrea González y Laura Corzo, nutricionistas miembros de la Sociedad Argentina de Gastroenterología, hasta el momento el tratamiento básico de la enfermedad celíaca es realizar una dieta libre de gluten (DLG). Así se denomina internacionalmente a la dieta que excluye alimentos que poseen en su composición química secuencias características de aminoácidos reconocidas como tóxicas para el paciente celíaco. 

Esas secuencias tóxicas son como eslabones de una cadena donde la cadena son las conocidas proteínas: Prolaminas y Gluteninas de cuatro cereales (trigo, centeno, cebada y, aun condicionada, la avena). 

Una alimentación segura, sin gluten, es la mejor solución de esta enfermedad. Es por eso que el consejo que parta desde la farmacia con respecto a la dieta y la dispensa de los alimentos permitidos sumará valor al rol profesional en pos de la mejora del paciente afectado.
Pero mientras que el único tratamiento es la DLG, no se puede decir que hay un único paciente celíaco. Cada individuo con EC hace su propio curso de la enfermedad. Si bien existen características que pueden resultar comunes entre pacientes, la forma de presentación de la enfermedad, el estado nutricional en el momento del diagnóstico y el contexto psico-socio-económico hacen de cada individuo celíaco un paciente diferente.

Se hallan notables diferencias en el cuadro clínico, desde pacientes con síntomas clásicos hasta pacientes totalmente asintomáticos.

A su vez, la enfermedad se comporta de maneras diversas a lo largo de la vida de un mismo individuo.

Es imprescindible que el celíaco y su entorno cuenten con cantidad y calidad de información para que puedan poner en marcha el cambio con actitud positiva, evitando resistencias y obsesiones innecesarias.

Planteada la situación, se suma la necesidad y el compromiso que desde la farmacia se puedan brindar los consejos pertinentes de cómo tratar los síntomas del paciente celíaco, orientar en la dieta y dispensar los alimentos permitidos para el consumo con la correcta información. 

Todos los alimentos industrializados deben ser consumidos de acuerdo con los Listados Actualizados publicados por: Asistencia al Celíaco de la Argentina (ACELA), Asociación Celíaca Argentina (ACA) e Instituto Nacional de Alimentos (INAL).

Apoyo legal
La ley 26.588 declara de interés nacional la atención médica, la investigación clínica y epidemiológica, la capacitación profesional en la detección temprana, diagnóstico y tratamiento de la enfermedad celíaca, su difusión y el acceso a los alimentos libres de gluten, teniendo en cuenta que esta patología implica una condición permanente de intolerancia al gluten y se manifiesta como una enteropatía mediada por mecanismos inmunológicos.

Esto significa que las obras sociales, entidades de medicina prepaga y entidades que brinden servicios médicos asistenciales a sus afiliados independientemente de la figura jurídica que posean deben brindar cobertura asistencial a las personas con celiaquía, que comprende la detección, el diagnóstico, el seguimiento y el tratamiento de ésta, incluyendo las harinas y premezclas libres de gluten, cuya cobertura determinará la autoridad de aplicación.

Este decreto agrega que el Instituto Nacional de Alimentos (INAL) dependiente de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) establecerá las cantidades de harinas y premezclas que deben consumir las personas celíacas en base a criterios nutricionales, las que deberán ser cubiertas mensualmente.

En este sentido, el Instituto Nacional de Alimentos indicó, en un estudio avalado por la Sociedad Argentina de Nutrición, el consumo recomendado, por día y por persona, de harinas libres de gluten y de premezclas para elaborar alimentos libres de gluten, en base a un plan de alimentación diario en el que se eliminaron totalmente el consumo de trigo, avena, cebada, centeno, sus derivados (TACC) y alimentos que pudieran estar adicionados de sus harinas.

 

NOTA: http://www.revistadosis.com.ar/nota.php?Notas=principal#sthash.dkSYcQRF.dpuf

 

Please reload

Featured Posts

Ureadin Fusion - Serum Lift Antiarrugas

May 5, 2015

1/5
Please reload

 Posts Recientes

December 14, 2017

Please reload

Archivo