El poder regenerador de la vitamina C

Existen varios productos dermocosméticos que incluyen vitamina C, un aliado indispensable para el cuidado de la piel frente a las agresiones de la vida cotidiana.

DERMO-01.jpg

La vitamina C se ha convertido en un ingrediente clave de la cosmética actual, por los múltiples beneficios que tiene para el cuidado de la piel.

El sol, la contaminación, el cigarrillo, el estrés y la falta de sueño activan la formación de radicales libres, que causan oxidación, aceleran el envejecimiento prematuro, inciden en la formación de manchas y dan a la piel un aspecto apagado.

La vitamina C es un antioxidante potente que neutraliza los radicales libres y fortalece el sistema natural de defensa. También ayuda a estimular la producción de colágeno -esencial para mantener la piel flexible, especialmente a medida que envejecemos- lo que retrasa la aparición de los signos de envejecimiento y mejora líneas finas.

Asimismo, optimiza la renovación celular, lo que permite lucir una piel más fresca y sana, y es uno de los mejores aliados de las pieles fatigadas y apagadas, ya que tiene grandes propiedades iluminadoras, que se aprecian de inmediato.

Otra ventaja es que puede utilizarse a toda edad y en toda clase de piel. Su uso se recomienda por la mañana y por la noche, luego de la limpieza. Si se coloca un sérum, lo ideal es aplicar encima la crema de tratamiento. Durante el día es aconsejable emplear además un protector solar como complemento, para ayudar a evitar la formación de radicales libres.

Cuando se habla de vitamina C “pura”, es el llamado ácido ascórbico. Sus concentraciones habituales oscilan entre un 5% y un 20%. También está la vitamina C estabilizada, presente en sérums y ampollas, que no se oxida rápidamente una vez aplicada por vía tópica.

En dermocosmética, existen varios tratamientos con vitamina C que retrasan el fotoenvejecimiento y unifican la textura y el tono. Antes de elegir uno, es importante asesorarse correctamente, para elegir el más adecuado para el tipo de piel.

Fuente: Revista ALIADAS (Junio 2020)