EL CUIDADO DE LA PIEL EN PERSONAS DIABÉTICAS.

La diabetes es una enfermedad crónica que afecta a muchísimas personas de cualquier edad donde se ve alterada el metabolismo de los azúcares generando altos niveles del mismo en sangre. A esto se le llama hiperglucemia y es debido básicamente a problemas en la producción de insulina por parte del páncreas: o no se produce directamente (diabetes tipo I),o la insulina producida no es funcional (diabetes tipo II). El médico tratante le dará la medicación correspondiente y, sobretodo, los buenos hábitos a seguir para poder sobrellevar esta enfermedad y tener una buena calidad de vida.
Uno de los principales complicaciones que trae esta enfermedad son problemas en la piel. La piel reseca es uno de los malestares más comunes para las personas que viven con diabetes. Esto se debe a que los altos niveles de glucosa provocan deshidratación, resequedad y picazón.

Las medidas para evitar que la piel reseca, como síntoma de diabetes, invada tu cuerpo son:

1. Controla tu glucosa. Los niveles de glucosa deben estar entre 70 a 100 mg/dl en ayuno (8hs sin comer) y menos de 140 md/dl dos horas después de comer.

2. Mantenla limpia. Jabón libre de colorantes y perfumes son suficientes para conservarla sin suciedad.

3. Seca cuidadosamente. Revisa y retira la humedad con una toalla. Pon especial interés en todos los pliegues de las manos, codos o dedos y entre las piernas.

4. Aplica crema. Después de bañarte úntate una crema humectante o hidratante para evitar resequedad y comezón. Ten cuidado porque el exceso de crema puede provocar humedad, y ésta a su vez otras complicaciones en la piel, como infecciones por hongo o por bacteria. Existen en el mercado productos específicos que brindan soluciones eficaces para el cuidado de la piel de las personas que padecen diabetes, previniendo la resequedad, el agrietamiento, la descamación y la tirantez, incluso en zonas de roce y sudoración.   

5. Evita rascarte o tallarte. Estas dos acciones pueden llegar provocar heridas o rasguños.

Ante la presencia de manchas o resequedad excesiva en la piel, acude con un dermatólogo para obtener un diagnóstico y un tratamiento oportuno.
También es recomendable que asistas una vez al año con este tipo de especialista para descartar complicaciones, y prevenir que la piel reseca se apodere de todo tu cuerpo, e incluso llegue a ocasionar otras complicaciones en la diabetes.


Texto: Matías Bossie - Farmaceútico MP 20783

Mar del Plata - Buenos Aires

  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon

Seguinos en nuestras redes sociales